Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Santiago Gerchunoff Silberberg

ucm

El estatuto de la crítica: escritores y pájaros

No es extraño encontrar fuertes embestidas de los escritores de éxito contra la crítica literaria: su futilidad, su snobismo, su alejamiento del gusto del público, su ilegitimidad. Más allá de la peculiaridad de cada una de estas embestidas, de lo que se trata es de querer sacarse de encima una instancia mediadora (la crítica) que se percibe como un lastre. Se trata de un capítulo más de la fantasía contemporánea de abolición de las mediaciones de la que venimos hablando aquí desde hace tiempo.

Pero, ¿qué es la crítica? ¿Es necesaria? ¿Cuál es su estatuto? ¿Es un puente o un obstáculo entre las obras y el público? ¿Es un instancia ilegítima, obviable? ¿Podría existir una relación in-mediata entre obra y público? Sin prentender agotarlas , voy a intentar en los próximos artículos, darle algunas vueltas a estas preguntas e intentar conectarlas con el  problema del estatuto de la filosofía.

1. Encuentro a través de un ensayo titulado “La estrategia del boomerang”, del novelista Rafael Chirbes (en Por cuenta propia, ed. Anagrama, p. 11), la siguiente afirmación del gran crítico alemán Marcel Reich-Raniki en su autobiografía:

“la mayoría de los escritores no entienden de literatura más de lo que las aves entienden de ornitología”

Esta comparación es en cierto sentido laudatoria y en otro despectiva para los escritores. Y legitima de un sólo golpe el lugar del crítico. Es laudatoria, porque la belleza de un pájaro, de su vuelo o su agilidad, no necesita, no tiene nada que ver con la capacidad de analizarse, clasificarse, de saberse a sí misma. Pero es despectiva, porque consagra la existencia de un saber, un saber  sobre la literatura, del cuál los escritores no participarían. Según cuenta Chirbes, Recih-Raniki saca esta conclusión al entrevistarse con una escritora, Anne Seghers, a la que admiraba profundamente por su novela  La séptima cruz y notar que

“aquella persona modesta y simpática que en ese momento parloteaba pausadamente sobre sus personajes (…), aquella mujer digna y amable, no había entendido en absoluto la novela La séptima cruz. No tenía ni idea del refinamiento de los medio artísticos empleados en ella, del virtuosismo de la composición”

¿Es esto verdaderamente posible?  ¿Son verdaderamente como los pájaros, los escritores? ¿La existencia de los pájaros justifica acaso, pide la existencia del ornitólogo? ¿La existencia de la literatura, pide, justifica la existencia de la crítica?

Tentativas de respuesta y muchas más preguntas en el próximo capítulo…



escrito el 29 de septiembre de 2010 por en General


3 Comentarios en El estatuto de la crítica: escritores y pájaros

  1. Jose | 30-09-2010 a las 16:29 | Denunciar Comentario
    1

    Las últimas preguntas del texto ponen de relieve, según mi humilde criterio, una muy clara, pura y contrapuesta relatividad. ¿Necesitan las la existencia de un ornitólogo? ¿Y la literatura una crítica? Son dos preguntas que me han hecho recordar una entrevista que le hicieron a Andrés Iniesta, el jugador de la selección española de fútbol que marcó el gol en la final del campeonato del mundo. Dijo, preguntado sobre el visionado en televsión de su gol, que aquél no era su gol. Y leyendo este post, el cual me parece excelente, creo que Iniesta tenía razón. El gol que él ve en televsión no es su gol. Su gol es otro.

    No sé si me habré expresado bien.
    Un saludo.

  2. sangerchu | 01-10-2010 a las 9:07 | Denunciar Comentario
    2

    Jose, me gusta mucho tu comentario; creo que se entiende muy bien. Y cuando continue con esta serie sobre el estatuto de la crítica, verás que lo de Iniesta está muy en sintonía con lo que vengo pensando…tiene que poder entenderse bien al final una comparación entre escritores, animales y deportistas de élite. De todos modos, el punto para mi, es que Iniesta no pueda hablar de su gol, ni explicarlo (ni siquiera, en rigor, verlo), sino sólo hacerlo. Pero creo que cuando él dice que el gol no es suyo, no está queriendo expresar esta imposibilidad (ojalá), sino sobre todo esa típica (e inevitable) condescendencia populista de los futbolistas respecto de la afición a la que se deben.

    Un saludo y muchas gracias por pasar por acá.

  3. Jose | 01-10-2010 a las 15:31 | Denunciar Comentario
    3

    Me alegro que te guste mi comentario, muchas gracias.

    En cuanto a lo que me contestas, coincido en parte. Iniesta es un futbolista, o mejor dicho es una persona, humilde, nadie en su sano juicio puede poner este dato en duda. Y en parte, seguramente, en la entrevista que yo vi, dijese “ése no es mi gol” por la condescendencia que tú mencionas. Sin embargo, al escucharlo con detenimiento, se apreciaba en sus palabras “algo” que roza o toca directamente con lo que expones en tu post. Decía: ” … lo he visto muchas veces el gol por televisión, pero yo sé que ése no es mi gol, no sabría explicarlo bien, pero yo sé que ése no es mi gol …” (quizá no sean las palabras literales)

    Lo que pretendo decir es que Iniesta (un águila o un novelista) tienen (quizás) una percepción diametralmente opuesta a la del aficionado al fútbol (un ornitólogo o un crítico literario).

    Quizás tengas razón y sea simplemente una cuestión de humildad y condescendencia, e Iniesta, como ornitólogo o escritor en nuestros comentarios, no sea consciente de la separación de los dos mundos y su (¿necesaria?) coexistencia (ojalá sí). Pero, escuchándole en aquella entrevista me dio la impresión de que su mente alberga un gol muy distinto al que nosotros vimos.

    ¡Leeré tus reflexiones!
    Un saludo

2 Enlaces externos en El estatuto de la crítica: escritores y pájaros

  1. 1

    […] verdad, esa conversación que mantenían el crítico Reich-Raniki y la escritora Anne Seghers en la segunda mitad del siglo XX, no es nada nueva: ha empezado, literalmente, hace miles de años. […]

  2. 2

    […] literaria titulado Contra Saint-Beuve. Es difícil, ante la obra de Proust, seguir separando las aves de los ornitólogos, el público de los deportistas de élite: en él  las dos cosas se han mezclado […]

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar