Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Santiago Gerchunoff Silberberg

ucm

¿Quién imita a quién?

Los editores de las secciones  deportivas de los telediarios y los perdiódicos están fascinados con los vídeos de Guardiola. Parece que el técnico, para motivar a sus jugadores les pone películas antes de los partidos. No sé si esto arroja una aureola culta o sofisticada sobre la imagen (ya bastante sofisticada por cierto) del entrenador del Barça o qué, pero veo que el fenómeno se extiende: hoy se ha sabido que Quique Sánchez Flores, entrenador del Atlético  de Madrid motivó a sus jugadores  “con un discurso de Al Pacino” (?).

Desde su nacimiento (o desde el nacimiento de su autoconciencia) se da por sentado que el arte imita a la vida. Mímesis es el concepto central en las discusiones filosóficas sobre arte en la antigüedad. Pero como venimos recordando en este blog, la atribulada historia del arte dió lugar después de la modernidad a la idea contraria:  “La vida imita al arte”.

Esta costumbre de los sofisticados técnicos españoles de poner películas en los vestuarios para inspirar a sus jugadores, podría ser una ocasión excelente para mostrar ese axioma antirealista: las películas (arte) crean una realidad ideal-ficticia que la vida (en este caso los futbolistas) se esfuerza por imitar…

Si no fuera por un detalle que nadie parece haber notado:  las películas que estos entrenadores utilizan son exclusivamente películas “deportivas”. Guardiola utilizó una película sobre el rescate de un alpinista (deportivo) y Quique Sánchez Flores utilizó un discurso de Al Pacino representando a ¡un entrenador de fútbol americano dando un discurso a sus jugadores antes de entrar al campo de juego!

Entre el arte y la vida no sabemos bien cómo es, pero está claro que el deporte sólo se imita a sí mismo. Y puede que la vida y el arte al final se conviertan  en mera imitación del deporte: vean sino la úlitma película de Ken Loach, dónde el futbolista Eric Cantona sirve  de psicólogo-gurú a un proletario deprimido…

Ah, y por si creen que esto de que la vida imita al deporte es una gracia mía, hay un  genial ensayito de Ortega  de 1924 titulado “El origen deportivo del estado”.



escrito el 3 de marzo de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar