Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Santiago Gerchunoff Silberberg

ucm

¿Y por qué contra la habilidad?

“El escritor debe ir siempre en contra de su habilidad”. Bello y profundo; épico, decíamos. Pero ¿por qué? ¿Qué es la habilidad? ¿qué tiene de malo la habilidad?

Su inevitable, intrínseca relación con la repetición. Creo que  esta idea de la creación artística contra-la-habilidad está relacionada sobre todo con la aspiración a la originalidad. Y el ideal de la originalidad es uno de los hitos fundacionales de la figura del artista moderno.

La habilidad (por ser directos y reduccionistas) es la capacidad de hacer algo bien; o mejor dicho de saber hacer algo bien; y esta capacidad se demuestra no haciendo algo bien una vez, sino volviéndolo a hacer bien otra vez. Repitiendo. El artesano medieval aprende a repetir el patrón que le enseña el maestro y la grandeza (la habilidad) se mide entonces por la capacidad de repetir un modelo. Por eso, la creación artística anterior a la modernidad es mayormente colectiva y anónima. No está en primer plano la gloria individual, ni el deseo de distinción, sino más bien el deseo de pertenencia. En “El artesano”, Richard Sennett describe magistralmente este proceso de nacimiento del artista moderno a partir del artesano medieval, como el paso del ideal de la repetición al ideal de la originalidad, y el paso de la creación colectiva a la creación estrictamente individual.

El texto de Chirbes que citábamos es clarísimo en este sentido. Ahí se compara el trabajo del novelista con el del carpintero, para distinguirlos radicalmente: mientras que el carpintero gana seguridad cada vez que hace una mesa de cara a la próxima mesa que haga, para el novelista las habilidades adquiridas en la redacción de una novela se vuelven “lastres” a la hora de empezar una nueva. En este caso, el ideal de originalidad se ha multiplicado: ya no sólo se trata (como quizás para los novelistas ya modernos de la primera mitad del siglo XIX) de tener una voz propia que se deja oir en múltiples obras, sino de que cada nueva obra implique el nacimiento de una nueva voz…una voz extraña.

De ahí, ese carácter épico, sacrificado, atribulado de la figura del artista moderno, consagrado a la originalidad, a la captación de lo extraño dentro de sí mismo.

 



escrito el 24 de Febrero de 2010 por en General


Sin comentarios en ¿Y por qué contra la habilidad?

1 Enlace externo en ¿Y por qué contra la habilidad?

  1. » Lo falso | 10-03-2010 a las 11:54 | Denunciar Comentario
    1

    […] propósito de la contraposición entre artista moderno y artesano medieval que veníamos comentando, me acordé de la última película de Orson Welles, F for fake (f de falso), del año […]

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar