Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Santiago Gerchunoff Silberberg

ucm

Bueno, feo, mucho, poco

Hace unos días leí una entrevista al escritor César Aira en la que (cómo no) le volvían a preguntar por su método de trabajo y la increíble cantidad de libros que publica. Además de su gusto por el delirio y los quiebros inverosímiles de las tramas de sus historias, siempre que se habla de Aira, se nombra el hecho de que publique (al menos) tres novelas al año. Novelas cortas, de 70 u 80 páginas, pero siempre, todos los años, tres novelitas de esas…Cuando le preguntan cómo lo hace, cómo hace para escribir tanto, Aira contesta (con ironía despistante) que él no escribe mucho: una hora al día más o menos, lo que da lugar a media o una página al día. No hay más que hacer las cuentas,  escribiendo una página al día, da de sobra para escribir tres novelas de 70 páginas al año.

delicatessenOKEn esta última entrevista, Aira, además de volver a contar su “método”, se mostraba orgulloso de ser un escritor “prolífico”, a la vez que daba lugar a cierta polémica entre escritores que publican poco y escritores que publican mucho. Según Aira, en la actualidad estaría mal visto el escritor “prolífico” que él representa y lo cool, lo que se lleva, sería  el escritor que vive una vida de escritor (conferencias, entrevistas, debates, etc.) pero apenas publica. Me acordé de Roth, por supuesto, pero sobre todo, me di cuenta de lo absurdo de la polémica: ¿qué importa que un escrotr sea prolífico o no? Es obvio, me siento tonto al decirlo, pero lo que debería importar para calificar a un escritor es que lo que escribe sea bueno o malo y no mucho o poco. Pensé un símil para explicar esta obviedad: la comida. Y en lugar de aclararse la cosa se me complicó: lo que debería importar para calificar una comida es que esté rica o que sea fea, no que sea mucha o poca…y sin embargo, si está buena pero es poca…



escrito el 3 de diciembre de 2009 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar