Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Santiago Gerchunoff Silberberg

ucm

Leer el periódico como dios manda (3)

rezandoLa cuestión es: ¿son los periódicos un mero objeto de consumo? Es decir, parece obvio que como casi todo fenómeno de difusión masiva, el periódico no puede no ser un objeto de consumo. Pero, ¿es sólo eso? ¿Lo es en el mismo sentido que lo son otras manifestaciones culturales, como el cine o la literatura?Lo que me parece especialmente luminoso en la comparación entre la moderna lectura del periódico y la plegaria matinal de la sociedad pre-moderna hecha por Strauss-Nietzsche no es tanto lo que distingue a los dos extremos comparados sino lo que los une, lo que los hace precisamente comparables. Intentaré explicarme.

Lo que distingue la plegaria matinal del hombre medieval y la lectura del periódico del hombre moderno es más o menos lo que con brillantez expone Strauss-Nietzsche: del lado de la plegaria matinal, cada día lo mismo, llamado al deber y destino sublime; del lado de la lectura del periódico, cada día algo nuevo, un saber cada vez mayor de algo cada vez menor. La intensidad frente a la dispersión. La pasión frente a la motivación. El compromiso frente al conformismo.

Ahora bien, si son tan distintos, ¿por qué son comparables? ¿Sólo por su carácter de costumbres o rutinas matinales diarias? Hasta hace unos años por lo menos, era habitual escuchar a un padre orgulloso de que su hijo adolescente “ya lee el periódico todos los días”, o preocupado porque su hijo “no lee el periódico jamás, no tiene idea de lo que pasa en el mundo…”. Leer el periódico no es lo mismo que ver películas o partidos de fútbol. El periódico no es un mero objeto de consumo, y por eso suena tan mal hablar del disfrute de su lectura. ¿Pero qué es lo que tiene el periódico que lo hace distinto a las películas y lo emparenta con la plegaria matinal? ¿Sigue teniendo sentido hoy, en la era digital, este parentesco?



escrito el 26 de Septiembre de 2009 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar